19 abril 2014

Reseña: Panteras - Lena Valenti

Katherine Doyle lo tenía todo: joven, hermosa e inteligente, conocida en los círculos de la aristocracia inglesa tanto por su voz angelical como por sus revolucionarias ideas feministas, arropada por el amor de su padre, el duque de Gloucester, y prometida al hombre de su vida, Matthew Shame. Pero su idílica existencia se verá truncada cuando de la noche a la mañana, sea víctima de un complot que la hace parecer culpable de alta traición y libertinaje frente a su padre, su amado Matthew y la sociedad inglesa. Abandonada y traicionada por las personas a las que más confiaba, proscrita para su país, Kate logra sobrevivir gracias a la ayuda de la misteriosas Ariel, Tess y Marian, tres insólitas mujeres que salvarán su vida y se convertirán en su nueva familia, brindándole un nuevo hogar en su fastuosa mansión en Dhekelia, Chipre.
Ellas son las Panteras, mujeres liberadas de la concepción de la época que las ve como el sexo débil, tremendamente cultas, inmensamente ricas y más que progresistas: para ellas nada es tabú, no existen límites ni prohibiciones. Con las Panteras, Kate se recuperará de sus heridas, descubrirá su verdadera pasión, la medicina, y sobre todo, urdirá su venganza…
Cinco años después de que su caso se cerrase, de que sus seres queridos la dieran por muerta, Kate regresará a Inglaterra junto a sus amigas, bajo la apariencia de las cuatro ricas y excéntricas marquesas de la exótica Dhekelia, dispuestas a revolucionar a la conservadora sociedad inglesa con sus audaces ideas progresistas, y sobre todo, a descubrir quién y por qué urdió la trama en torno a Katherine Doyle, para demostrar su inocencia… y hacer que los culpables paguen. Pero la venganza  es un juego peligroso incluso para las Panteras, sobre todo cuando las pistas apuntan a los hombres más poderosos e influyentes de Londres, el propio Matthew Shame incluido. No sólo el honor de Kate está en juego, sino también su corazón.
Me merezco este tesoro por haber sido acusada injustamente de traición al Imperio británico. Por no haber recibido un solo abrazo de mi padre cuando me llevaron de su casa; por no haber sentido el apoyo del hombre que más he amado. Por haber sido objeto de bofetadas en vez de besos. Por ser insultada y acusada de libertina. Me merezco estar aquí y disfrutar de vosotras por sobrevivir a la agresión que sufrí, y porque, aunque intentaron callarme para siempre, solo lograron bajar el sonido de mi voz. Me merezco ser una pantera porque… sigo aquí. Soy una superviviente y… quiero seguir adelante.
La primera vez que leí a Lena Valenti en El libro de Jade quedé fascinada por el universo apasionado, dinámico y vivaz que había logrado crear, por la naturalidad, frescura y autenticidad de sus personajes, por el erotismo, la ternura y la intensidad dramática de sus tramas románticas; pero esa impresión fue diluyéndose conforme se alargaba la saga Vanir, por la que me quedé en el sexto libro.
Esta novela, romántica histórica y autoconclusiva, era la oportunidad de reconciliarme con las letras de la autora, y aunque ha habido momentos entretenidos, divertidos, valientes y atrevidos en la lectura, en general me ha decepcionado.
Panteras comienza de forma arrolladora, con una premisa original y prometedora, pero después de los primeros capítulos, una auténtica avalancha de emociones e infortunios para los protagonistas, Kate y su prometido Matthew, ambos toman caminos distintos y la historia pierde dinamismo. He tardado casi un mes en terminarla porque, aunque las historias de los personajes me provocaban curiosidad, la novela no ha terminado de engancharme.
El principal problema que he encontrado desde el principio con la historia es que no he logrado creérmela: para poder disfrutar de Panteras, es necesario suspender la incredulidad desde los primeros capítulos. Si hubiese sido una novela fantástica no habría habido problema alguno, pero al pretender ser una novela realista, ambientada en la época georgiana, Panteras más parece un cuento de hadas en muchos aspectos, como la historia de Aida, Tess y Marian o el club de las Panteras y toda su parafernalia (y la cantidad de veces que se repite la palabra…). El tono general de la historia es ligero y fresco, pero peliculero: se nota que la autora está acostumbrada al género fantástico, en donde exagerar hasta el exceso los atributos de los personajes, la fastuosidad de los lugares o el dramatismo de las escenas se justifica con el elemento sobrenatural o mágico… pero no en una novela realista ambientada en el siglo XIX.
También los protagonistas son de cuento, físicamente insólitos, psicológicamente llamativos, pero nada consistentes. La cuasi perfección tanto de Kate como de Matthew, salvando sus errores y sus tormentosos sentimientos que los humanizan un poco, ha impedido que me identifique con ninguno de los dos. Kate es la protagonista indiscutible de la historia, y aunque tenía cualidades de sobra para que me cayera bien (inteligente, valiente, luchadora, sagaz, atrevida) su historia no ha logrado conmoverme, culpa de las descripciones continuas de su belleza angelical y su pasmosa facilidad para hacerlo todo bien. A veces, personajes perfectos logran hacerse un hueco en mi corazón (véase Kvothe) pero otras, el efecto es el contrario, como en este caso. En cuando a Mathew, sencillamente me ha parecido muy soso, pusilánime, incoherente y sin encanto alguno más allá de las descripciones físicas que lo pintan más guapo que Adonis; nada que ver con los personajes masculinos que yo recordaba de los primeros libros de saga Vanir. Extrañamente, los secundarios han sido otro cantar: Ariel, Marian, Tess y Abbes, pese a su rocambolesco pasado, me han parecido muchísimo más interesantes y mejor construidos, especialmente los dos últimos, de los que no me habría importado leer una historia más desarrollada en la que ellos fuesen los protagonistas.
Ella también era una víctima; todas las mujeres que se hallaban en la mansión lo eran. Víctimas de los hombres que no las amaban lo suficiente, víctimas de los tiempos y de la realidad, de los soberanos que no las valoraban. Pero, a diferencia de las damas conformistas, ellas querías revertir la situación; las Panteras estaban ahí para escuchar y exigir un reconocimiento de culpa; y para lograr una palabra de arrepentimiento de aquellos miembros de esa sociedad aristócrata que se lo merecieran de verdad. A los que no se lo merecieran, no tendrían compasión con ellos, ni siquiera les escucharían. Los destrozarían.
Panteras es primeramente una novela de misterio: ¿quién y por qué tendió la trampa a Katherine Doyle? Ésa es la pregunta que los protagonistas lucharán por responder a lo largo de toda la novela, un arco argumental demasiado alargado y que se resuelve de manera rápida y poco satisfactoria, y aunque algunas revelaciones las vi venir de lejos, otras me sorprendieron por completo.
Cómo no, no hay solo una historia de amor, sino varias: el romance de Matthew y Kate es tan perfecto como ellos, y precisamente por esos profundos sentimientos que se dicen pero no se muestran, no ha logrado emocionarme más que el inicio de su historia, tierna, dulce y original; la que sí me ha emocionado ha sido la historia de Abbes y Tess, un tira y afloja que, aunque no está al nivel de las parejas de la saga Vanir, sí le da bastantes vueltas a los protagonistas. Las escenas sexuales son pocas, comedidas y poco descriptivas, acorde con la moralidad de la época, pero con el toque propio de picardía y atrevimiento que caracteriza a las historias de Lena Valenti.
El contexto histórico está cuidado y detallado en su justa medida, creando una buena ambientación para la historia que ha logrado trasladarme al esplendor y la hipocresía de la sociedad inglesa de la época georgiana. Eso sí, muchos elementos me han chirriado, como que el lenguaje que usan los personajes no se adecúe del todo a la época, aunque sí ayude a aportar ligereza y frescura a los diálogos; o la aparición de personajes muy destacados de la época para mayor gloria de las Panteras, un detalle innecesario y excesivo que resta credibilidad a la novela.
Lo que sí que me ha gustado mucho, aunque quizás le haya robado demasiado protagonismo a la trama, es el trasfondo feminista que hace de telón de fondo y de mensaje de toda la novela: Kate lucha desde el principio porque las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres, que sean consideradas como algo más que esposas y madres, que se les brinde la posibilidad de formarse profesionalmente, de explorar su sexualidad libremente. Lo malo es lo repetitivo que resultan los discursos tanto mentales como a viva voz de Kate, menospreciando la inteligencia del lector y refrescándole la memoria una y otra vez de cuál es el mensaje del libro, literalmente, desde la primera hasta la última página.
Las flores más hermosas, incluso con cicatrices, no dejan de ser flores, ni mucho menos de ser hermosas. Porque no hay cicatriz más orgullosa, ni flor más especial, que la que luce con dignidad una rosa, que con espinas y sangre roja muestra las heridas a voluntad; voluntad que refleja una lucha por el amor, la vida y la libertad.
En definitiva, Panteras me ha parecido una historia a ratos entretenida, pero plana y repetitiva en general, con una premisa más que interesante que se ve diluida en un número excesivo de páginas, y con unos personajes con los que no he logrado conectar, salvando ciertos secundarios. Demasiado fantasiosa e inverosímil para la profundidad de sentimientos que describe, demasiado atrevida en la glorificación de sus protagonistas, y muy repetitiva con el mensaje que pretende transmitir. Pese a este pequeño chasco, sigo esperando reencontrarme con historias profundas, tiernas, divertidas y sexys que me lleguen hondo como lo hicieron las primeras novelas de la saga Vanir.

• Agradecimientos a Plaza & Janés •

AMAZONBOOKDEPOSITORY • GOODREADS

15 abril 2014

Top Ten Tuesday (24) Cosas literarias que me encantaría tener

1) Una TARDIS: como toda whovian que se precie, mataría por tener mi propia cabina azul y poder viajar a través del tiempo y el espacio… y si dentro me esperan Jack y el Doctor, tanto mejor.
2) Un giratiempo: no de mentira, sino uno que realmente me permita jugar con el tiempo a mi antojo… este cuatrimestre me siento casi tan agobiada como Hermione, y me vendría de perlas. Así no sobrecargo a la TARDIS…
3) Un dragón: de verdad, ¿quién no querría tener un dragoncito personal, al que cuidar y proteger cuando es chiquitín, y sobre el que montar para destruir y conquistar civilizaciones cuando sea grande? Por querer, me gustaría que fuese verde como el Rhaegal de Dany en Canción de hielo y fuego.
4) Un billete dorado de Willy Wonka: ¿qué niño que alguna vez haya visto la película (en mi caso, la protagonizada por Jonny Deep) o leído el libro de Road Dahl no ha querido conseguir uno de los codiciados billetes dorados para entrar en el dulce y disparatado mundo de Willy Wonka? Yo, ¡por supuesto que sí!
5) Un book clutch de Olympia Le-Tan: aunque dudo que sean prácticos y desde luego, baratos no son, tengo fichados desde hace años estos bolsitos de mano que fingen ser clásicos de la literatura. ¡No me digáis que no son preciosos! Especialmente el que os enseño, un verde y rosa  que rinde tributo a Madame Bovary.


Como estoy falta de tiempo (y de imaginación), la lista de diez se convierte en cinco, cuatro cosas ficticios y una real, que me encantaría tener ahora mismo en mi poder.
Ahora contadme, ¿qué cosas literarias, o sacadas de libros, os gustaría tener? Más TTT, el martes que viene.

13 abril 2014

Entender la poesía, según Grant Snider

Si analizas un poema de cerca, puedes destruirlo / Si criticas un poema, no cambiará / Si te acercas a un poema desde la distancia, puede eludirte por completo / Si diseccionas un poema, prepárate para lo que puedes encontrar en su interior / Si ignoras un poema, puede abandonarte por otra persona / Si regresas a un poema, crecerá en su significado / Si memorizas un poema, lo verás allá donde vayas / Si quieres entender un poema, lánzate a su lenguaje.

El ilustrador Grant Snider nos explica cómo da consejos para entender la poesía en un cómic adorable, inspirado por The New Poetry Handbook de Mark Strand.
¿Leéis poesía? ¿Sois desmenuzadores o preferís disfrutarla aunque no la entendáis del todo? ¿Cuáles son vuestros poetas y poemas favoritos?

08 abril 2014

Top Ten Tuesday (23) Libros únicos en su especie

1) Corazón de tinta de Cornelia Funke: mi autora favorita de todos los tiempos revisita La historia interminable a la inversa, narrando las aventuras y desventuras de la joven Maggie y su padre Mortimer, que comparten el don de dar vida a las palabras leyendo en voz alta. Años atrás, su padre sacó por accidente del libro Corazón de tinta al antihéroe, al villano y a sus secuaces, y ha estado huyendo con su hija desde entonces… pero su pasado está a punto de alcanzarlos a ambos.
2) Poison Princess de Kresley Cole: no me cansaré de repetirlo, The Arcana Chronicles no se parece a nada que haya leído antes; en una fusión arriesgada como acertada de géneros tan dispares como el romántico, posapocalíptico, distópico, fantástico, terror… y el resultado no podría ser más impresionante y adictivo.
3) La princesa prometida de William Goldman: quizás porque es la historia de amor que más me marcó en mi infancia, porque me sé de memoria los diálogos de la espléndida película que he visto hasta la saciedad, por la particular e irritante forma en la que el autor la narra, o sencillamente, porque es un cuento de amor y aventuras rebosante de sentido del humor y genialidad.
4) Hipernova de Amaya Felices: fue el primer libro que leí en mi Kindle, pero esa es sólo una de las múltiples razones por las que lo recuerdo con cariño; una mezcla de aventuras intergalácticas y romance de alto voltaje, ambientada en un futuro muy bien imaginado, con personajes que se meten enseguida al lector en el bolsillo; diferente, divertida, sexy y que deja un buenísimo sabor de boca. ¡Quiero más!
5) El asesinato de Pitágoras de Marcos Chicot: nunca imaginé que una novela sobre la figura de Pitágoras me fuera a apasionar como la novela de Marcos Chicot lo hizo, haciendo que me quedara hasta altas horas de la madrugada inmersa en la investigación de Akenón y Ariadna, fascinada por la ambientación histórica, el fascinante retrato de un personaje increíble y la adictiva trama de tensión y misterio que nada tiene que envidiar a los thillers ambientados en el siglo XXI.
6) Fiebre oscura de Karen Marie Moning: fue mi gran descubrimiento literario del verano pasado, devoré los cinco primeros libros de la saga urban fantasy de Karen Marie Moning en dos semanas, completamente cautivada por esta explosión de acción, misterio, terror, romance, sexo y magia, adorando con todo mi corazón a Mac, y completamente enamorada de Jericho Barrons. En serio, hacedme caso, esta saga es demasiado buena como para perdérsela.
7) Lexicón de Max Barry: más raro que un perro verde con chistera, este libro sobre el mortífero poder de las palabras, aunque no me convenció del todo, más que sorprenderme me dejó noqueada, por no parecerse a ninguna otra que hubiera leído antes, por presentarme a una protagonista de la talla de Emily, y sobre todo, a un personaje al que adoro con terrible intensidad sin saber por qué, Eliot.
8) Perdida de Gillian Flynn: es difícil encontrarse una novela que enganche, sorprenda y estremezca tanto como el best-seller de Karen Gillian; mirad que no soy aficionada a la novela negra ni al thriller, pero esta maravilla me despertó un hambre voraz de personajes retorcidos, sádicos e impredecibles, que provoquen en mí tanto horror como fascinación.
9) Hija de humo y hueso de Laini Taylor: la mejor novela juvenil fantástica que he leído nunca, tanto por la historia que cuenta, logrando darle un giro inesperado a un tema aparentemente manido como el antagonismo entre ángeles y demonios; por su ambientación, en la fascinante Praga y el exótico Marraquech; por su personajes, especialmente Karou, completamente cautivadora; por la forma en la que está narrado, pura magia hecha palabras… Se nota que adoro esta novela, ¿verdad?
10) Crímenes exquisitos de Vicente Garrido y Nieves Abarca: el dúo formado por la inspectora Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán deberá enfrentarse al Artista, un asesino en serie que convierte a sus víctimas en macabras obras de arte. Contada por las voces de diversos personajes (el asesino incluido), es un retrato de la peor cara del ser humano, además de una impresionante y adictiva novela negra que sorprende de principio a fin.

    
    

Mejor tarde que nunca… ¿Cuáles han sido esos libros que, por alguna razón, os han parecido diferentes a cualquier otro? Ese libro que os reconcilió con un género, que os sorprendió totalmente, que es único por su narración, sus personajes, su ambientación… ¡Recomendadme libros especiales! Más TTT, el martes que viene.

07 abril 2014

Libros casi demasiado bonitos para ser reales, diseñados por Coralie Bickford-Smith para Penguin

Seguro que los habréis visto mil veces, como objetos de deseo de muchos, y como auténticos tesoros en las estanterías de unos pocos afortunados: hablo de los libros que Coralie Bickford-Smith ha diseñado para Penguin, que podéis ver aquí. Pero además de los archiconocidos clásicos encuadernados en tela, Bickford-Smith también ha diseñado otros libros para Penguin que han provocado menos revuelo pero que son incluso más bonitos… e increíblemente asequibles: todos los libros que os voy a enseñar se pueden conseguir por menos de 20€ cada uno.

Penguin Great Food
Con diseño delicioso basado en la cerámica de la época en la fueron escritos, esta colección de veinte libros de cocina muestran en sus coloridas y llamativas portadas los utensilios de cocina utilizados para las recetas con los azulejos típicos del lugar y el momento histórico como fondo, y la tipografía fusionándolo todo. Mirad que no sé cocinar… pero me los compraría todos, y más sabiendo que su precio oscila en Amazon entre los 5 y los 20€.


Penguin Classics: Books for Boys Collection
Aunque el nombre de la colección sea políticamente incorrecto (¿acaso a las chicas no les pueden gustar los clásicos de aventuras?) esta colorida y nostálgica edición en paperback de doce clásicos del género de aventuras es una auténtica preciosidad; mis favoritos, Around the world in 80 days y Treasure Island. Lo mejor es que cuestan menos de 10€; podéis comprar cada uno de ellos haciendo clic en la imagen de la portada.


Penguin Hardback Classics: F. Scott Fitzgerald Collection
En tapa dura con sobrecubiertas, inspirados en la estética brillante, modernista, glamourosa y elegante del Art Déco que reinaba en  los años 20 y 30, el diseño metálico, llamativo y elegante de estas seis obras el célebre autor americano transportan a la era jazz. Podéis encontrarlos todos aquí a precios variados, que van desde los 10 hasta los 30€, tanto de primera como de segunda mano. Flappers and philosophers y This is side of paradise me gustan especialmente, aunque todos son un lujo de libros.


Penguin English Library
Paperback no es sinónimo de mala calidad o diseño pobre, al menos no si los edita Penguin y los diseña Bickford-Smith en colaboración con diversos ilustradores. Cien clásicos en lengua inglesa en una edición muy bonita y sorprendentemente barata: se pueden conseguir por menos de 5€ en Amazon. Podéis ver todas las portadas aquí.


¿Qué os han parecido estas ediciones? ¿Cuáles de ellos os llevarías a casa? Qué queréis que os diga, yo me los compraría todos ¡YA! Lo bueno es que no son demasiado caros en sí, ninguno superando los 20€, lo malo, que siendo tan espectacularmente bonitos, ¿quién podría contentarse con tener sólo unos pocos, pudiendo tenerlos todos?